¡5 comidas raras de México!

México es un país de una riqueza culinaria inigualable, cuya cultura nos deja recetas asombrosas y productos que no todo el mundo está dispuesto a deleitar ¡No saben lo que se pierden!. Pero para eso estamos aquí con este top 5 para eliminar barreras y prejuicios, muchas veces como mexicanos no nos damos cuenta de lo extraño que pueden parecer algunos de nuestros platillos más comunes ante los ojos de un turista o extranjero, para el comensal mexicano un taquito de cabeza o comer “cactus” es cosa del diario. ¡Y nos encanta!

1. Chapulines.

¿Ortóptero para almorzar? Este insecto que se vende y se come en todo tipo de tamaños es sumamente diferente y delicioso. ¿Los han probado? Al comal, o servidos en forma de botana sobre tostaditas con guacamole, bien cargados de limón, chile o chocolate, son un gancho para los viajeros gourmet más aventureros. Bien frititos o al mojo de ajo ¡Son un manjar de dioses! Este peculiar insecto se consume más en el centro y sur del país.

2. Pozole.

Aunque para nosotros no es un plato tan extraño, si mencionamos que esta delicia era una preparación ceremonial de los aztecas que antiguamente, llevaba carne humana como ofrenda a los dioses se torna todo un poco extraño. El guiso se prepara con maíz hervido, caldo de pollo o cerdo, con carne de cerdo, res o pollo, existen muchas variantes actualmente, verde, rojo, blanco o pintadito. Se acompaña de limón, cebolla, lechuga (en algunos lados repollo) rábano, aguacate, orégano y chile. ¿Que pique o que no pique? Este platillo se consume en toda la república mexicana. Cabe recalcar que es un remedio para la resaca, muy dominguero!

3. Quesadillas de sesos.

¡Sesadillas! Blanditas o bien doradas. No es tan complicado de preparar, unas ricas quesadillas de sesos con epazote, bañaditas en salsa de chile guajillo, es un hechizo simple pero poderoso, eso sí, su característico sabor no a todo el mundo le encanta. ¡A nosotros si! ¿Los han probado?

4. Chinicuiles o Gusanos de Maguey.

Buenoooo no habría que calificarlos de raros sino de auténticas celebridades de la cocina mexicana, ya sea en su versión blanca (Acentrocneme hesperiaris) como en su versión roja (Hypopta agavis). El más interesante y caro es el gusano blanco, larvas que habitan en el interior del maguey (cómo su nombre lo dice) y que se fríe o se asa para presentarse en platillo o en tacos con salsa picosita – ¡porque esa nunca falta!-, y que también se añade a las botellas de mezcal. Los más valientes se los comen vivitos y coleando. ¡Definitivamente, no son para cualquiera!

5. ¡Taquitos de ojo!

No es deleitarse la pupila con algo que nos agrade mucho en este caso, es un taco de ojo de vaca. Tal cual. Bueno, lo normal es que se acompañe del resto de la cabeza y bien picadito pero, en cualquier caso, la textura cartilaginosa no es apta para comensales inexpertos o poco aventureros. Los taqueros lo encuentran sublime y muchas veces se agota rápidamente en restaurantes y taquerías.


Sin duda esta solo es la punta del iceberg porque en México tenemos muchísimas más manjares muy arraigados a nuestra cultura que para ojos inexpertos podría ser inclusive una escena de horror, el sabor terroso y sublime del huitlacoche, las patitas de pollo o los cueritos encurtidos. ¡Tienen que probarlos!¡Los invitamos a descubrir más platillos y rarezas exquisitas en este Recorrido por la gastronomía mexicana!

Por acá nos vemos prontititito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: